Una publicidad hace años decía “Has recorrido un largo camino, un largo camino ya” y lo adopto para hablar del camino ambiental que muchos venimos recorriendo, en estos tiempos de compañía virtual.

Los que escribimos y leemos por la web no sé si tomamos conciencia de la maravillosa existencia de un mundo de “otros”,  pero que se hace accesible  en segundos.

Resultado de imagen para ecologia

Juntos hacemos una creación colectiva, estamos generando en este espacio común, como puede ser esta website, un diálogo constructivo, de comunidad, de participación, con aportes muy personales y valederos.

¡Qué bueno cuando aportamos distintas miradas, tolerantes e interesantes, a las que podemos agregar imágenes que suman a la creatividad colectiva!

Ecología

Y del camino ambiental que mencionaba al comienzo me remito a los hechos: cuando comencé a trabajar de profesora allá por 1982, pagaba una suscripción al Correo de la Unesco- como ventana abierta al mundo- una revista casi de élite, que comenzaba muy académicamente explicando la relación del Hombre en la Biosfera, la noción de Ecología como génesis de una ciencia del hombre y de la naturaleza. Advertía sobre la fragilidad de los bosques tropicales, revalorizaba los cultivos precolombinos  en terrazas, analizaba el ambiente en las megalópolis, etc. Empezábamos a informarnos.

Han pasado más de 30 años y hoy estos temas están en las conversaciones virtuales que aludía antes y muchos portales brindan información que ahora sí tiene alcance masivo.

Creo que hemos avanzado como sociedad al tomar conciencia, estamos divulgando nuestros saberes, en mi caso medio poéticamente, pero no debemos bajar los brazos, resta mucho por hacer. El consumismo plástico y generador de toneladas de  basura ha crecido.

Viajar por el camino ambiental

Hemos recorrido un largo camino, ya no estamos tan solos. Nuestra vida es  como hacer un viaje, marcamos  una meta  en el horizonte y caminamos hacia ese destino con valores humanitarios, corriendo riesgos, afrontando la incertidumbre, manteniendo el rumbo fijado, aún en condiciones adversas, confirmando la decisión, templándonos ante la frustración. Todo viaje fortalece y el logro de sucesivos  objetivos contribuirá al regocijo del arribo: los beneficios en calidad de vida, justificarán el esfuerzo.

Acompáñenme en este paralelo de- viaje y vida- de la mano de Gabriel García Márquez leyendo entre líneas:

“Viajar es marcharse de casa,

es dejar los amigos

es intentar volar;

volar conociendo otras ramas

recorriendo caminos

es intentar cambiar.

 

[…]Regresar valorando lo poco

saboreando una copa,

es desear empezar.

 

Viajar en sentirse poeta,

escribir una carta,

es querer abrazar.

Abrazar al llegar a una puerta

añorando la calma

es dejarse besar.

 

Viajar es volverse mundano

es conocer otra gente

es volver a empezar.

Empezar extendiendo la mano,

aprendiendo del fuerte,

es sentir soledad.

 

Viajar es marcharse de casa,

[…] sentir que el tiempo es corto,

viajar es regresar.”

Naturaleza,Literatura y Ecología

Del libro Naturaleza y Paisaje de la mano de la Literatura leemos que ” No se puede hablar de sociedad sin vincularla a la naturaleza, surge así la Ecología, que está presente a lo largo de toda la historia de la humanidad. La palabra “ecología” debe su ingreso en el mundo científico  a Ernst Haeckel, quién la acuñó en 1869, pero su existencia data de cuando en 1864, el naturalista George Perkins Marsh, en su libro El hombre y la Naturaleza, la definió como: “el estudio de las interrelaciones entre los organismos y el ambiente”. Pero ahora bien, ¿de qué trata la Ecología? En definitiva, según considera el filósofo alemán Hans Jonas, se trata de tomar conciencia del formidable desfase entre la debilidad de nuestras luces y el extraordinario potencial de destrucción de que disponemos.

Mientras la Ecología hacía su carrera como rama de la Biología, surgían manifestaciones en favor de los paisajes y las especies vivientes que hablaban de conservacionismo y el concepto ecológico pasó a adquirir un nuevo significado como “interés activo por el ambiente”.

Ambientes cambiantes

Hablamos de la relación con el Ecosistema que se entiende como el área específica donde comunidades vivientes se suman a los elementos no vivientes del entorno. Los ecosistemas son dinámicos y no se mantienen necesariamente en un único estado, reflejan el equilibrio entre el ambiente y las especies que lo componen. Al removerse especies o introducirse nuevas, se generan disturbios que alteran ese equilibrio existente.

Los ecólogos llaman homeostasis a la capacidad que tiene un ambiente de mantenerse igual a sí mismo a través del tiempo y cuando se habla de resiliencia, resistir, saltar hacia atrás, se explica la capacidad de las comunidades de soportar perturbaciones y hasta recuperarse de desastres.

Los ecosistemas no son en realidad  homogéneos, sino que están conformados por parches que pueden identificarse por particularidades tanto de las especies que los conforman como por condicionantes físicos o químicos. Si por ejemplo se produce un gran disturbio como un incendio o la erupción de un volcán, el ecosistema se destruye, pero sin la intervención del hombre pueden regresar las especies y lentamente regenerarse. Un ecosistema implica no sólo las especies animales y vegetales que podemos ver, incluye así mismo plantas que no son atractivas como algas, hongos, reptiles, gusanos, insectos y variados microorganismos que desconocemos pero que prestan servicios muy valiosos aunque no los veamos”.

“La naturaleza optimiza, nunca despilfarra.”