“No estoy aquí para pensar. No debo pensar. Ante todo sentir y ver. Y cuando de ver se pasa a mirar, se encienden raras luces y todo cobra una voz. Así, he descubierto, de pronto, en un segundo fulgurante, que existe una danza de los Árboles. No son todos los que conocen el secreto de bailar en el viento. Pero los que poseen la gracia, organizan rondas de hojas ligeras, de ramas, de retoños, en torno a su propio tronco estremecido.

Y es todo un ritmo el que se crea en las frondas; ritmo ascendente e inquieto, con encrespamientos y retornos de olas, con blancas pausas, respiros, vencimientos, que se alborozan y son torbellino, de repente, en una música prodigiosa de lo verde […]

Un día, los hombres descubrirán un alfabeto en los ojos de las calcedonias, en los pardos terciopelos de la falena, y entonces se sabrá con asombro que cada caracol manchado era, desde siempre, un poema”.

Alejo Carpentier 

Patrimonio Natural de la UNESCO

La magia cubana se renueva con el Parque Natural del  Desembarco del Granma; Patrimonio de la UNESCO inscripto en 1999, ubicado en el sudeste de la isla,  que abarca un sistema de terrazas en la zona de Cabo Cruz, con  gigantescos escalones de piedra. Imaginemos  balcones  que acaban en el mar  sumergiéndose  y- o alcanzando   alturas  de 360 metros sobre el nivel del mar,  incluyendo distintos escalones de hasta 100m de desnivel. Son el fruto del paso del tiempo y de la erosión en la zona  costanera.

Imaginemos un paisaje de “farallones abruptos “alternando playas,  llanuras  y  saltos de agua de algunos ríos que bajan de  la Sierra  Maestra  para desembocar en el mar.

Como describe el escritor cubano Leonardo Padura :

una interminable franja de arena plateada y reverberante, que hiere la pupila con su destello submarino”.

 

Cristóbal Colón

Este particular rincón de la isla fue descubierto por Cristóbal Colón  mientras realizaba  su segundo viaje al continente en  1494, “…Y fue a demandar una provincia a que llaman Macaca, que es muy hermosa y poblada.”

“El registro de numerosos sitios arqueológicos en el área dan fe de lo narrado por el “Gran Almirante” de las infinitas poblaciones aborígenes que en ella existían, la cual llamaron provincia india de Macaca”. La lejanía de esta región a la villa de San Salvador y los impenetrables bosques, ríos y recursos, propiciaron que en la segunda mitad del siglo XVI se convirtiera en guarida segura de corsarios y piratas como John Hawking, Sir Henri Morgan y otros, hasta el siglo XIX.”

El avance de las  formaciones  cársicas y tectónicas- cársicas  (la roca caliza experimenta un singular proceso de alteración química por la acción del agua de lluvia.) en las terrazas es muy llamativo con la configuración de  grietas y   cuevas. El aspecto del relieve es fruto de la consistencia de las rocas y un clima seco que permite un impecable estado de preservación.

Se consideran parte del Granma distintas especies de corales y peces del Mar  Caribe permitiendo la transparencia de las aguas,  la formación de un paraíso acuático que  estalla  de arrecifes coralinos.

En Paisaje del trópico

“Polvo y moscas. Atmósfera plomiza
donde retumba el tabletear del trueno
y, como cisnes entre inmundo cieno,
nubes blancas en cielo de ceniza.

El mar sus hondas glaucas paraliza,
y el relámpago, encima de su seno,
del horizonte en el confín sereno
traza su rauda exhalación rojiza.

El árbol soñoliento cabecea,
honda calma se cierne largo instante,
hienden el aire rápidas gaviotas,

el rayo en el espacio centellea,
y sobre el dorso de la tierra humeante
baja la lluvia en crepitantes gotas.”

del cubano Julián del Casal

Su clima seco ha permitido el desarrollo de matorrales costeros semidesérticos con especies endémicas y cactus gigantes como el aguacate cimarrón. Hay moluscos  terrestres, lagartijas, aves como el Rabijunco, la paloma perdiz, variedad de cotorras y manatíes.

 “Duermo en mi cama de roca
mi sueño dulce y profundo:
roza una abeja mi boca
y crece en mi cuerpo el mundo. “

Del cubano José Martí